ARCHIVE
julio 2020
junio 2020
mayo 2020
abril 2020
marzo 2020
febrero 2020
enero 2020
diciembre 2019
Noviembre 2019
Octubre 2019
agosto 2019
julio 2019
junio 2019
mayo 2019
abril 2019
marzo 2019
febrero 2019
enero 2019
diciembre 2018
Noviembre 2018
Octubre 2018
septiembre 2018
agosto 2018
julio 2018
abril 2018
marzo 2018
febrero 2018
enero 2018
diciembre 2017
Noviembre 2017
Octubre 2017
septiembre 2017
agosto 2017
julio 2017
junio 2017
mayo 2017
abril 2017
marzo 2017
febrero 2017
enero 2017
diciembre 2016
Noviembre 2016
Octubre 2016
septiembre 2016
agosto 2016
julio 2016
junio 2016
mayo 2016
abril 2016
marzo 2016
febrero 2016
enero 2016
diciembre 2015
Noviembre 2015
Octubre 2015
septiembre 2015
agosto 2015
julio 2015
junio 2015
mayo 2015
abril 2015
marzo 2015
febrero 2015
enero 2015
diciembre 2014
Noviembre 2014
Octubre 2014
septiembre 2014
agosto 2014
julio 2014
junio 2014
mayo 2014
abril 2014
marzo 2014
febrero 2014
enero 2014
diciembre 2013
Noviembre 2013
Octubre 2013
septiembre 2013
agosto 2013
julio 2013
junio 2013
mayo 2013
abril 2013
marzo 2013
febrero 2013
enero 2013

La fiabilidad de las válvulas para contadores

Los racores hidráulicos como las válvulas para contadores son instrumentos relativamente simples pero con una elevada eficiencia y seguridad

Entre los racores hidráulicos, las válvulas para contadores son las más utilizadas y tienen la función de permitir el correcto transporte del flujo, líquido o gaseoso, entre la fuente de acumulación, como un depósito o una centralita de agua o gas, y el usuario final. A pesar de ser geométricamente similares entre sí, las válvulas para contadores pueden diferenciarse por los componentes y materiales, dado que las condiciones de uso tratándose de agua o gas pueden ser absolutamente diferentes. En cuanto al gas, las válvulas para contadores pueden verse sometidas a gradientes de presión mayores que si se tratara de agua.
Las válvulas para contadores tienen en su interior una válvula de mariposa conectada con un mando externo que, mediante la manipulación de un operador, permite detener o abrir el circuito regulando el paso del fluido. Este componente también puede variar según se trate de válvulas para contadores de gas o agua. La válvula de mariposa normalmente es de acero, un material muy resistente capaz de soportar las elevadas solicitaciones, por ejemplo en caso de bloqueo de un flujo en movimiento a alta velocidad. La esfera que cierra las válvulas para contadores está diseñada en latón, una aleación de cobre zinc más ligera que el acero pero con óptimas propiedades mecánicas y anticorrosivas.
La superficie externa del material no se mecaniza para que mantenga una alta resistencia a la corrosión, aunque ya de partida el latón presenta estos requisitos.
 

15/05/2013




I contenuti di questo sito non hanno carattere di periodicità e non rappresentano 'prodotto editoriale'.