ARCHIVE
agosto 2020
julio 2020
junio 2020
mayo 2020
abril 2020
marzo 2020
febrero 2020
enero 2020
diciembre 2019
Noviembre 2019
Octubre 2019
agosto 2019
julio 2019
junio 2019
mayo 2019
abril 2019
marzo 2019
febrero 2019
enero 2019
diciembre 2018
Noviembre 2018
Octubre 2018
septiembre 2018
agosto 2018
julio 2018
abril 2018
marzo 2018
febrero 2018
enero 2018
diciembre 2017
Noviembre 2017
Octubre 2017
septiembre 2017
agosto 2017
julio 2017
junio 2017
mayo 2017
abril 2017
marzo 2017
febrero 2017
enero 2017
diciembre 2016
Noviembre 2016
Octubre 2016
septiembre 2016
agosto 2016
julio 2016
junio 2016
mayo 2016
abril 2016
marzo 2016
febrero 2016
enero 2016
diciembre 2015
Noviembre 2015
Octubre 2015
septiembre 2015
agosto 2015
julio 2015
junio 2015
mayo 2015
abril 2015
marzo 2015
febrero 2015
enero 2015
diciembre 2014
Noviembre 2014
Octubre 2014
septiembre 2014
agosto 2014
julio 2014
junio 2014
mayo 2014
abril 2014
marzo 2014
febrero 2014
enero 2014
diciembre 2013
Noviembre 2013
Octubre 2013
septiembre 2013
agosto 2013
julio 2013
junio 2013
mayo 2013
abril 2013
marzo 2013
febrero 2013
enero 2013

Usar en los radiadores las válvulas de ventilación de aire automáticas.

Una ayuda para la eficiencia energética de las instalaciones de calefacción utilizando las válvulas de ventilación de aire automáticas.

Para mejorar la eficiencia y el funcionamiento de radiadores y calentadores, es necesario tener válvulas de alivio de aire disponibles. Éstas pueden ser principalmente de dos tipos:
- Válvulas de alivio de aire manuales: presentes en la mayoría de los calentadores de larga duración, requieren intervención humana desenroscando una válvula.
- Válvulas de alivio de aire automáticas: el componente está completamente automatizado y no requiere la intervención de un operador externo.
El verdadero problema que existe detrás de las válvulas manuales está en la falta de eficiencia debido a los retrasos en la apertura de la válvula. De hecho, esta operación se lleva a cabo sólo cuando el sistema se vuelve ruidoso o no garantiza un flujo de calor correcto. Sin embargo, esto representa solamente la culminación de un período más o menos largo de mal funcionamiento y de rendimiento de la energía no óptimo.

Con las válvulas de alivio de aire automáticas, este problema no existe, ya que tan pronto como el dispositivo percibe un mal funcionamiento, opera en la dirección contraria con el objetivo de resolverlo casi al instante. Este mecanismo permite un funcionamiento óptimo tanto desde el punto de vista del ruido como desde el punto de vista energético.

¿Cómo funciona una válvula de alivio de aire automática?

Los componentes fundamentales para el funcionamiento de una válvula de alivio de aire automática son esencialmente dos:
1. El flotador: es necesario para la lectura automática del nivel del agua y, cuando cae por debajo de un nivel predefinido, mueve el obturador asegurando el escape del exceso de aire;
2. El obturador: es necesario para abrir y cerrar la salida del aire. Seguidamente, el cierre se realiza de manera automática.
Debe prestarse atención al hecho de que, a pesar de que la válvula funciona automáticamente, los sistemas requieren intervención humana para su mantenimiento, el control y la posible recarga de fluido a través del grifo apropiado.

Las válvulas de alivio de aire automáticas de Gnali Bocia

Además de los dos componentes esenciales mencionados anteriormente, existen una serie de partes funcionales para garantizar la salida del aire de manera eficiente y duradera con el paso del tiempo.
- Caperuza: realizado en latón CW617N, excelente para la resistencia a la corrosión y con buenas propiedades mecánicas;
- Cuerpo: hecha de Hostaform, un tipo de polioximetileno (POM), o un material que resiste bien tanto con diferentes temperaturas como para la fricción y el desgaste;
- Flotador y partes en movimiento: hecho de PP, un polímero semicristalino termoplástico muy común que tiene notables propiedades de resistencia química;
- Junta de sellado: realizada en material elastomérico "antiadherente";
- Muelles: fabricados en acero inoxidable.
Además, para aumentar el acabado, puede ser necesario un tratamiento superficial de niquelado que garantice las propiedades óptimas de resistencia en ambientes agresivos y a los fluidos, como el agua transportada en el sistema. Las temperaturas máximas garantizadas son de alrededor 100 ° C, mientras que las presiones máximas son de 10 bar.
 

27/07/2020




I contenuti di questo sito non hanno carattere di periodicità e non rappresentano 'prodotto editoriale'.